Rambután

0 comentarios admin Por admin El 1 de mayo de 2012

El rambután (Nephelium lappaceum) también conocido como nefelio, Achotillo, Litchi peludo y mamón chino. Es una fruta dulce, de consistencia parecida a la pulpa de las uvas y un sabor muy agradable al paladar. Pertenece a las Sapindáceas , familia formada por más de 1.000 especies de árboles y arbustos distribuidos por regiones cálidas de todo el mundo.

Esta fruta es originaria de Malasia aunque actualmente se cultiva en algunas zonas de la India, Tailandia, Indonesia, Costa Rica, Ecuador y Australia. Las tres variedades de rambután que se comercializan son See Matjan, Seelengkeng y See Konto, pueden encontrarse durante todo el año en los mercados.

En cuanto a las características del rambután decir que es una fruta muy pequeña, de unos 5 centímetros de diámetro y alrededor de 40 gramos de peso, y con una forma ovalada, con una pepita dura y grande en su interior. El aspecto externo de esta fruta tropical sorprende a primera vista; la cáscara está cubierta de pelos finos, largos y de color marrón que recuerdan al aspecto de un erizo. Estos pelos se van marchitando y ennegreciendo tras su cosecha con paso del tiempo.

En Malasia, “rambut” significa pelo, lo que nos hace entender que este fruto le debe su nombre a o pelos que recubren su piel.

Es un árbol perenne que alcanza 10-20 metros de altura. Las hojas son alternas y pinnadas, de 10-30 cm de longitud, con 3-11 divisiones, cada una de 5-15 cm de longitud y 3-10 cm de ancho, con márgenes enteros. Las flores son pequeñas, 2-2,5 mm, sin pétalos naciendo en una panícula terminal de 15-30 cm de longitud.

Originario de Malasia, el rambután, en la actualidad se cultiva en algunas de las zonas de la India, Thailandia, Indonesia, Costa Rica, Ecuador y Australia. Las variedades más comercializadas son: See Matjan, Seelengkeng y See Konto. Su sabor es similar al del litchi; azucarado y con cierto parecido al de la almendra.

El agua es su componente mayoritario. Es rico en hidratos de carbono, por lo que su valor calórico es elevado.

En lo que se refiere a otros nutrientes, destaca su contenido de vitamina C, aportando también en menor proporción otras vitaminas hidrosolubles del complejo B, entre ellas el ácido fólico. Abunda el potasio y en menor cantidad están presentes otros minerales tales como el magnesio. Así mismo contiene fibra, que mejora el tránsito intestinal. La vitamina C interviene en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones. El potasio es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, para la actividad muscular normal e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

Es muy conocido en la cocina oriental. Esta fruta se puede comer tal cual, quitando la piel o bien se utiliza como ingrediente en ensaladas, zumos, batidos, pasteles y otros postres dulces.

Su sabor casa perfectamente con el de las carnes blancas (pollo, pavo, pato, lomo de cerdo, ternera lechal…).

Receta del día:

Compota de Rambután

Ingredientes:

800 gramos de rambután

150 gramos de azúcar

1 vaso de moscatel

250 gramos de frambuesas

hojas de menta y canela molida

Preparación:

Abrir los rambutanes y sacar su pulpa. Colocarla en una fuente y cubrirla con el azúcar, la canela y el moscatel. Dejar macerar una noche. Colocar todo en una cazuela y hervir. Retirar inmediatamente del fuego y dejar enfriar. Cuando se vaya a servir, añadir las frambuesas y espolvorear con la canela y la menta picada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico nunca será compartida.

*