Pipas de girasol

0 comentarios admin Por admin El 16 de septiembre de 2012

Las pipas, semillas de girasol o maravilla son semillas comestibles de los aquenios de la planta llamada comúnmente girasol (Helianthus annuus). Usualmente, se vende el fruto completo y se consume el interior como aperitivo, desechando la cáscara (pericarpio).

Existen distintas variedades de pipas, dependiendo de la variedad de girasol; además de emplearse en alimentación humana, algunas de ellas se emplean en alimentación animal, especialmente de aves, en cuyo caso no se salan.

En origen, el girasol silvestre procede de América, aunque la comercialización de la planta sucedió por vez primera en Rusia. No obstante, los nativos americanos emplearon diferentes cultivares, cuya producción de pipas era diversa: las había de color miel, blanco, rojo, y la variedad más conocida, la pipa con rayas blancas y negras

Son comercializadas tostadas con sal o sin ella. También es posible encontrarlas sin la cáscara, recibiendo entonces el nombre de “pipas peladas”.

Las pipas, como ejemplo de frutos secos, se pueden considerar una fuente dietética de minerales y oligoelementos. Además del potasio y el fósforo, minerales abundantes en todos los frutos secos, las pipas sobresalen en comparación con el resto por su aporte de hierro (6,4 g/100 g, el doble que la mayoría y sólo por detrás de las semillas de sésamo y los pistachos) y magnesio (387 mg/100 g, el mayor contenido). Las recomendaciones diarias de magnesio oscilan entre 350 y 450 mg, por lo que uno o dos puñados de pipas suponen un aporte excelente de este mineral necesario para la relajación muscular y el desarrollo óseo. Para el mayor aprovechamiento del hierro vegetal, conviene consumir las pipas junto con alimentos ricos en vitamina C, como cítricos, piña o fresas. De las vitaminas, cabe reseñar su riqueza en ácido fólico (227 mg/100 g), un nutriente presente en mayor cantidad, entre dos y tres veces, en comparación al resto de frutos secos. Esta vitamina tiene una relevancia especial durante los periodos de crecimiento en los niños y, en particular, en los primeros meses de gestación. Por este motivo, el consumo de pipas como aperitivo o como ingrediente de otros platos es interesante desde un punto de vista nutritivo tanto en niños como en mujeres embarazadas.

A su vez, la vitamina E destaca sobre el resto de frutos secos en la composición de las pipas (46 mg/100 g, frente a 24 mg en almendras y avellanas o 7 mg en pistachos y cacahuetes). Al papel antioxidante que proporciona a estos frutos secos, se suma la presencia en las pipas de otros compuestos con una acción similar, como colina y betaina, lignanos y ácidos fenólicos. El aporte de antioxidantes es vital para contrarrestar el efecto nocivo de los radicales libres que se generan el organismo y que aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades degenerativas, cardiovasculares y cáncer.

Existen 3 tipos de Pipas de Girasol:

  • Madia: se cultivan en Chile, Francia, Alemania, Italia.
  • Níger o Negra: Africa, sobre todo en Etiopia y Nigería.
  • Safflower: de este grupo existen 30 especies cultivadas entre: Asía, Africa y toda la cuenca Mediterránea.

Receta del día

Pavo con arroz y pipas

Intredientes:

  • 800 gr. de pechuga de pavo
  • 200 gr. de arroz basmati
  • 1-2 cucharadas de pipas de girasol
  • 2 nueces de mantequilla
  • agua
  • aceite virgen extra
  • sal
  • pimienta negra
  • perejil

 

Preparación:

Pon el arroz a remojo y deja que repose durante 15 minutos. Pasado este tiempo, pon el arroz en la cacerola y cubre con agua (que suba 2 dedos de agua sobre el arroz). Sazona y agrega una nuez de mantequilla. Deja que se cocine a fuego moderado 10-12 minutos. Corta las pechugas de pavo en tiras alargadas, salpimienta y ensarta el palo de la brocheta haciendo olas y estira bien el filete para que cubra la brocheta. Salpimienta. En un mortero pon el diente de ajo y el perejil, los dos picados, añade sal y maja. Agrega el aceite y el vinagre y remueve bien. Pringa las brochetas con la vinagreta y colócalas en una fuente de hornea . Hornean a 180º C. durante 12 minutos. Saltea las pipas en una sartén con mantequilla y agrega al arroz. Mezcla bien. Unta un molde individual con mantequilla y llena con el arroz. Vuelca a una fuente . Presenta cuatro raciones individuales de arroz con pipas en una fuente acompaña con las brochetas y decora con una rama de perejil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico nunca será compartida.

*